En este post, Instituto IBT acerca información sobre la Bolsa de Madrid. Esta entidad institucional fue creada en 1831, por lo que sus 185 años de historia y experiencia la convierten en una de los edificios financieros más antiguos de España.  En 1893 la Reina Regente María Cristina inauguró la nueva sede en el Palacio de la Bolsa de la plaza de la Lealtad, en Madrid. Tantos años de historia han propiciado que la Bolsa de Madrid se convierta en el barómetro del desarrollo económico de España.

Sin embargo, la Bolsa de Madrid nos servirá de enlace para tratar el tema del arbitraje financiero. ¿Qué significado tiene este concepto dentro del ámbito técnico? Se trata de comprar y vender acciones de una misma sociedad que se negocian en dos o más mercados nacionales o internacionales distintos, cuando se observa alguna diferencia en sus precios y permite obtener un beneficio por la diferencia entre los mismos comprando en uno de ellos y vendiendo, inmediatamente después, en el otro mercado, y siempre que compense los costes de transacción.

Esta imperfección del mercado se aprovecha por los inversores que compran en un mercado y venden en otro, para obtener una pequeña diferencia de precio, y por lo tanto, una mínima ganancia. Por tanto, estos arbitrajistas aprovechan las ineficiencias de los mercados, casando operaciones sin riesgo (aunque puede ocurrir que una vez realizada la compra en un mercado no pueda vender los títulos en el otro, o no haya contraprestación o cualquier circunstancia haya provocado que los precios bajen rápidamente por debajo del precio de compra). Por ejemplo, esta operación se suele realizar entre las acciones de una empresa que se negocian de manera simultánea en la Bolsa de Madrid y en la Bolsa de Barcelona. Asimismo, estos arbitrajistas colaboran en la creación de mercados eficientes y proporcionan cierta liquidez a los parqués

Existen distintas modalidades de arbitraje, aunque la más común es la usada para el arbitraje de divisas. ¿Cómo se gestiona la operativa de arbitraje de divisas? Son Operaciones entre dos o más divisas con objeto de obtener una ventaja o rentabilidad de la operación de cambio. Se distinguen varios tipos de arbitraje en moneda extranjera:

  • Arbitraje directo: En el que solo intervienen dos divisas o dos plazas.
  • Arbitraje de intereses: Se realiza para obtener ventajas por las diferencias en las tasas de interés entre dos o más divisas.
  • Arbitraje en el espacio: Se usa para obtener beneficios por los desajustes en la cotización de una moneda en dos plazas distintas.
  • Arbitraje en el tiempo: De este modo se busca obtener ventajas por las diferencias de cambio Spot y Forward de una o más divisas.
  • Arbitraje triangular o indirecto: Cuando se realiza entre tres divisas o plazas distintas.

Como se había apuntado con anterioridad, Esta operativa no es accesible para los inversores particulares Esta operativa no es accesible para los inversores particulares por varias razones:Esta operativa no es accesible para los inversores particulares por varias razones: Los desajustes se mantienen durante muy breves instantes. Los inversores institucionales que se dedican al arbitraje de mercados tienen ordenadores dedicados que rastrean los mercados constantemente y lanzan las órdenes de forma automática, sin intervención humana, en cuanto detectan un mínimo desajuste. Por lo tanto, es mejor que este tipo de técnicas, por ciertas ganancias sin riesgo que puedan aportar, no sean usadas por los inversores particulares.

Más Información

curso gratis

Háblanos por WhatsApp en: 0034 648 552 205