L.R. es un banquero madrileño, afincado en San Sebastian de los Reyes. Lleva más de 8 años dedicándose a trabajar en un banco, de hecho, su entidad ha sido muy mencionada por los medios de comunicación en los últimos meses con el llamado Caso Bankia. Sin embargo, y pese a la burbuja negativa que se cierne hoy en día sobre todos los profesionales de banca, L.R. aboga por una praxis económica transparente y clara, que combata las gestiones fraudulentas o corruptas.

¿Por qué quiso trabajar en banca?

Hice Administración y Dirección de Empresas por las salidas que tenía y una cosa me llevó a la otra, ya que entré con un contrato en prácticas antes de terminar la licenciatura y hasta ahora que trabajo en una sucursal de Bankia en Madrid.

¿Hay que tener mucha mano izquierda para tratar con los clientes que tienen problemas a la hora de pagar?

Gestionar la morosidad es una de las cosas más complicadas de trabajar en un banco, ya que con la crisis hay auténticos dramas que debes tratar con la mayor delicadeza posible, tratando al mismo tiempo de conseguir que vayan pagando, que paguen parte o llegar a alguna solución de adecuar la deuda, aumentando el plazo y disminuyendo la cuota.

¿Cómo ve España?

La situación económica actual es infinitamente mejor que hace un año, sin embargo aún es mucho el camino por recorrer ya que hay muchas personas que aún no tiene un empleo y lo está pasando muy mal. El hecho de trabajar en un banco te proporciona la posibilidad de seguir unos ratios y determinar por dónde transcurre el rumbo económico-financiero de un país.

¿Cree que en Europa nos entienden, que Alemania es consciente de adónde vamos, como decía Rajoy?

Al principio de la crisis parecía que no nos entendían o que no nos querían entender, pero ahora la cosa ha cambiado con los últimos datos económicos. El problema radica en que no hay soluciones únicas ni fórmulas mágicas que funcionen en todos los países por igual y la economía alemana y su estructura poco tiene que ver con la española, la francesa, la italiana o la griega.

¿Qué tal ha tratado 2015 a Bankia?, porque con la mayoría de la gente ha sido un año especialmente complicado.

El 2015 ha sido el año de la estabilidad y los buenos resultados, después de las turbulencias y momentos críticos del pasado. Trabajar en un banco ya no es un hecho tan hostil como venía sucediendo desde el estallido de la crisis en 2007. Los resultados han sido mejores de lo que en la perspectiva más optimista se hubiera llegado a imaginar hace un par de años.

¿Cómo se consigue crecer tanto ahora que todo el mundo, aunque unos más que otros, está cuesta abajo?

Hemos llegado a un punto en que el común de la gente en España piensa que los grandes banqueros son los malos de la película, algo que en décadas pasadas no sucedía en absoluto. Es importante diferenciar entre grandes banqueros y empleados de banca, los grandes banqueros son muy muy pocos y los empleados de banca muchos, y gracias al trabajo y esfuerzo de estos últimos son posibles estos grandes resultados.

¿Realmente lo han hecho tan tan mal?

Se han cometido gravísimos errores en el sector financiero español desde muchas personas que no realizaron bien su trabajo en las cúpulas de muchos bancos y cajas de ahorro al Banco de España que no realizó como debería su labor de supervisión.

¿Cuál es la esencia última de la profesión de un banquero?

Transparencia y claridad en cualquiera de los ámbitos de actuación del sector, ya que sin esta es imposible recuperar la confianza en todos los niveles muy necesaria a día de hoy, sobre todo a la hora de trabajar en un banco.

Más Información

curso gratis

Háblanos por WhatsApp en: 0034 648 552 205