Clasificación de los Fondos de Inversión según el riesgo que soportan.

Para la clasificación de los fondos de inversión según el riesgo soportado, partiremos de la variabilidad del precio de mercado de las participaciones y de la variabilidad del precio de mercado de una serie de activos de referencia, elegidos según el grado de representatividad de determinadas actividades establecidas en las estrategias de gestión de riesgos.

  •  Así, consideramos todas las posibles fuentes de riesgo y los efectos que puedan producirse, con el resultado que todo ello produzca en la evolución del precio de mercado.

No obstante, no podemos afirmar que el nivel de riesgo de un determinado mercado se considere constante a lo largo de todo el tiempo, por lo que habrá que establecer una serie de activos de referencia en cada momento que garanticen que, aumentos o disminuciones generales en el riesgo de los mercados, no produzcan un fuerte cambio en la posición relativa de los fondos de inversión.

  •  La búsqueda de estos activos de referencia está centrada en aquellos que supongan niveles de riesgo muy definidos, de manera que, en cada momento, podamos establecer una elección de riesgo distinta.

Fondos de Inversión

Fondos Garantizados (— Riesgo)

Este primer tipo de fondo de inversión asegura, a una determinada fecha, la conservación del capital invertido inicialmente. Sin embargo, no queda garantizada la obtención de una determinada rentabilidad adicional.
Podríamos encontrar dos tipos de fondos garantizados:

1. De renta fija: estos fondos garantizan el capital invertido inicialmente y suelen asegurar además un rendimiento fijo en la fecha de vencimiento de la garantía.

2. De renta variable: garantiza el capital invertido inicialmente más una determinada rentabilidad vinculada a la evolución del mercado, de las acciones, divisas, etc. Si no se cumplen las condiciones para que se obtenga la rentabilidad, el partícipe no obtendrá ninguna rentabilidad adicional.

Estrategia: invertir en un determinado fondo de inversión en el que aseguremos la recuperación del total del capital invertido o al menos, una gran parte del mismo y, en caso de que se produzcan los requisitos necesarios y en función de que se aplique sobre rentas fijas o variables, una cierta ratio de rentabilidad sobre la inversión inicial.

Perfil recomendado: inversores con muy baja aversión al riesgo.

Fondos de Inversión Monetarios (—Riesgo)

Vienen definidos como aquellos fondos de inversión en los que el patrimonio se invierte en activos financieros de renta fija contratados en el mercado monetario y con una vida media muy reducida. Con ello, se limita el riesgo de fluctuación de estos productos y se garantiza su máxima liquidez.

Estrategia: está compuesto por aquellos inversores que se centran en el mercado monetario y en instrumentos de dinero o bonos con una vida residual menor de 12 meses.

Perfil recomendado: en este tipo de mercados es muy difícil perder dinero, porque el valor de la participación siempre sube, ya que la renta fija a muy corto período de tiempo no suele sufrir caídas, por lo que queda destinado a inversores de un perfil bajo de riesgo. No obstante, hay que tener en cuenta la inflación, por lo que no es un buen sitio para invertir dinero a largo plazo.

Es un medio de inversión centrado en las Letras del Tesoro y o a Depósitos de Plazo Fijo o incluso a los Pagarés de las empresas (instrumentos financieros de elevada liquidez, es decir, activos financieros a corto plazo del mercado monetario).

Fondos de Retorno Absoluto (–Riesgo)

Fondos de inversión con objetivo de rentabilidad y riesgo determinado. Buscan una rentabilidad positiva independientemente de la evolución del mercado, gestionando el control de la volatilidad

Estrategia: centran su actividad en mercados alternativos, de largo o corto plazo en los que obtener un cierto objetivo previamente dispuesto, sin ser requerido el seguimiento de patrones en función de mercados, valores, etc.

Perfil recomendado: este tipo de fondos está recomendado para inversores con perfiles de riesgo bajo.

Fondos de Renta Fija a Corto Plazo y Largo Plazo (- Riesgo)

Son aquellos fondos de inversión en los que se invierte la mayor parte de su patrimonio en activos de renta fija, siendo la evolución de los tipos de interés el factor que más influye en la evolución de los mismos.
Cuanto menor sea el plazo de vencimiento de los activos, es decir, cuando sean a corto plazo, menor será el riesgo, ofreciendo así una menor rentabilidad.
Caso contrario, a mayor plazo de vencimiento de los activos, largo plazo, más irá incrementando el riesgo y con ello la rentabilidad.

Estrategia: inversión en activos de calidad crediticia alta y media, con la diferencia de la aversión al riesgo según estemos en un corto o largo plazo. El rendimiento futuro de los instrumentos financieros de renta fija es conocido de antemano con certeza, con independencia de los resultados que pueda obtener la entidad.

Perfil recomendado: tipo de fondos que suele estar recomendado para inversores con perfil conservador, que busquen la seguridad en el ejercicio de sus acciones, pero con algo de rentabilidad.

Fondos de Fondos (+- Riesgo)

Es un vehículo a través del cual no se invierte directamente en activos financieros, sino que se compran participaciones de otros fondos o acciones de sociedades de inversión, ofreciendo ventajas financieras y fiscales.
Son fondos de inversión mobiliaria en el que al menos el 50% de su inversión se encuentra en otros fondos de inversión mobiliaria.

Estrategia: en función del tipo de fondo en el que se vaya a invertir, estaremos dentro de un perfil en el que se acepte un mayor o menor riesgo, por lo que es susceptible de elección para cualquier tipo de inversor.

Perfil recomendado: podremos optar por un perfil de riesgo mayor si nos centramos en fondos de renta variable o similar u optar por perfiles de riesgo inferior, con fondos que inviertan dentro de la zona de renta fija.

Fondos de Inversión Inmobiliaria (+-)

Aquellos fondos de inversión cuya actividad principal son los activos inmobiliarios destinados al alquiler, fundamentalmente inmuebles urbanos. Su actividad principal no es la compraventa de inmuebles, hecho que hace que tengan un alto grado de liquidez de manera independiente a su rentabilidad.

Se valora mediante valores de tasación, por lo que si están vacíos será a valor de mercado en venta y si están alquilados, el menor de dos valores que se obtenga entre el anterior citado o el valor de la capitalización de las rentas de alquiler.

Perfil recomendado: está recomendado para inversiones a largo plazo, no para especulativas del a corto plazo y son capaces de diversificar el riesgo en función de los activos en los que se invierta.

Fondos de Acumulación (+- Riesgo)

Esta modalidad de fondos de inversión se centra en el hecho de que no reparte ningún tipo de dividendo, sino que lo va acumulando en el propio fondo, de tal forma que su valor de liquidación crece de manera progresiva.

Clasificamos dos tipos de ganancias que nos ofrece:

1. Las plusvalías acaban generando más beneficios, lo que eleva la rentabilidad a largo plazo.
2. En lo relativo a la fiscalidad, ya que se difiere el pago de impuestos.

Lo contrario a este tipo de fondos lo establecen los fondos de reparto o de distribución, que de forma periódica reparten los dividendos o intereses obtenidos en función de los activos que se tengan en cartera.

Estrategia: acumulación de los beneficios del dividendo en el propio fondo, buscando que la rentabilidad del fondo sea mayor en un largo plazo.

Perfil recomendado: fondo recomendado para inversores que busquen una rentabilidad en el largo plazo, con la posibilidad de acumular una gama amplia de fondos con diferentes niveles de riesgo para ir diversificando los mismos y las rentabilidades que ofrezcan.

Fondos de Renta Mixta Fija y Variable (+ Riesgo)

Este tipo de fondos hacen referencia a aquellos en los que se diversifica la inversión, invirtiendo parte del patrimonio en activos de renta fija y parte en renta variable.

  • Deberemos saber a qué está asociada cada inversión, porque de ello obtendremos el riesgo que estamos soportando y la rentabilidad que estamos obteniendo.
    Así, a mayor inversión en renta fija, menor riesgo y menor rentabilidad.
    A mayor inversión en renta variable, mayor riesgo y mayor rentabilidad.

Los fondos de inversión de Renta Mixta son accesibles para todo tipo de inversores, desde un perfil más conservador a uno más decidido, dependiendo tan solo de tener claro sobre qué tipo de renta vamos a destinar una mayor parte de nuestro patrimonio.

Estrategia: se diversifica la inversión de los activos en rentas variables y rentas fijas y, según sea la proporción de tales inversiones, podremos determinar si estamos más cerca de un fondo de renta fija mixta o de renta variable mixta.

Perfil recomendado: es idóneo para aquellos clientes con curiosidad por el mercado bursátil y que deseen obtener una mayor rentabilidad que un fondo de renta variable. Por ejemplo, podrían destinar un 30% de su cartera a los fondos de renta variable y un 5% o 10% a activos del mercado bursátil.

Fondos de Renta Variable (++ Riesgo)

Hace referencia a aquellos fondos de inversión en los que se invierte la mayor parte del patrimonio en activos de renta variable (acciones). Son aquellos que son capaces de ofrecer una mayor rentabilidad, no obstante, también son los que soportan un mayor riesgo.
Dentro de estos tipos de fondos solemos encontrar ciertas categorías en función del mercado en el que se invierta (zona Euro, EEUU…), en función del sector en el que se invierta (tecnológico, financiero…) o incluso según las características de los propios valores (tipo de empresa, tamaño de la misma…).

Estrategia: la inversión está centrada en instrumentos financieros cuyo rendimiento futuro no es ni fijo ni conocido con certeza de antemano, estando vinculado a los resultados económicos de la entidad emisora de los mismos.

Perfil recomendado: suelen estar recomendados para los inversores decididos, que sean capaces de asumir mayores riesgos.

Fondos Globales (+++ Riesgo)

No podemos entablarlos dentro de ninguno de los tipos anteriores, ya que el núcleo de estos
Fondos de inversión radica en el hecho de que no tienen definida con precisión su política de inversión, es decir, tienen libertad para no fijar de antemano los porcentajes que van a ser invertidos en renta variable y en renta fija, la moneda de denominación o la geografía de la inversión.

Estrategia: gran diversificación de las inversiones, incluyendo renta variable, renta fija y activos monetarios, en función de la política de inversión del fondo.

Perfil recomendado: son fondos recomendados para inversores que busquen un alto nivel de riesgo y de rentabilidad.

Hedge Funds (+++ Riesgo)

Es un fondo de inversión, conocido también como fondo de cobertura o de inversión libre, que tiene como objetivo obtener el máximo de rentabilidad a través del conjunto de estrategias y productos de inversión que son llevadas a cabo.

Estrategia: se trata de instituciones con inversiones muy heterogéneas, es decir, no tienen unas características determinadas y atribuibles a todos los fondos de cobertura.

  • Permiten invertir en una gran variedad de mercados y productos con diferentes niveles de riesgo y de apalancamiento.

Perfil recomendado: habitualmente, se consideran más arriesgados que otro tipo de inversiones, por lo que suelen estar destinados a inversores cualificados o a instituciones.

  • En España, la CNMV únicamente permite comercializar aquellos Hedge Funds de países terceros con los que se haya firmado un Memorando de Entendimiento.

Más Información

curso gratis

Háblanos por WhatsApp en: 0034 648 552 205