Muchas personas y empresas se preguntan qué pueden hacer para pagar menos impuestos. También cómo es posible que haya empresas que sólo tributan un 5% de sus beneficios. A todos nos suena en mayor o menor medida cosas como la creación de empresas en paraísos fiscales, la facturación de servicios entre empresas vinculadas, declarar menos ingresos de los obtenidos, etc.

Si bien esta puede ser una opción para tributar menos, ciertamente es mucho más recomendable buscar la forma de reducir nuestra carga fiscal dentro de la legalidad. Pero, ¿cómo lo hacen los contribuyentes que pagan menos impuestos para hacerlo sin entrar en conflicto con la Administración Tributaria? La respuesta es mediante una planificación fiscal adecuada. Teniendo la fiscalidad de las actividades que se llevan a cabo como un elemento más en el proceso de toma de decisiones. No sólo centrándonos en obtener mayores ingresos, más rentabilidad o simplemente más beneficios.

Puede ser sorprendente que, siendo el tipo general de gravamen que se aplica a las empresas del 30%, pueda haber compañías que obtengan grandes beneficios y que apenas tributen un 5% de estos. Igualmente, hay particulares que optando por gestionar su capital. Sea mediante el “trading intradía” o la adquisición de valores o participaciones en fondos a medio-largo plazo. Estas pueden, con igual nivel de rentabilidad e incluso con igual nivel de ingresos, tributar de distinta forma.

Este hecho es debido principalmente a que se hayan analizado o no, desde un punto de vista fiscal, las inversiones antes de ser realizadas. Si bien otras veces, es la decisión de desinversión la que tiene un fuerte impacto fiscal. En cualquier caso, es la planificación fiscal la que ayuda a optimizar la carga fiscal de las operaciones que se llevan a cabo. Reducir la carga fiscal es posible dentro del marco legislativo actual sin cometer ninguna infracción. Por este motivo, resulta imprescindible ser conscientes de la importancia de realizar una adecuada planificación fiscal. También lo es tener en cuenta que cabe la posibilidad de que lo que a priori puede parecer una buena inversión, cuando incluimos el componente fiscal en la decisión, podría no ser tan interesante.

Más Información

curso gratis

Háblanos por WhatsApp en: 0034 648 552 205