El volumen de contratación representa la cantidad total de transacciones realizadas en el mercado financiero en un período determinado. Además nos indica la intención real que tiene el mercado en una dirección. Nos permite valorar la fortaleza del movimiento del precio. Es la “gasolina” que el precio necesita para desplazarse y es de vital importancia tenerlo en cuenta en nuestro análisis. Pero… ¿cómo evaluar qué cantidad de transacciones podemos considerar como “volumen significativo” en cada uno de los distintos valores y mercados financieros?

El volumen significativo no se puede establecer en una cifra. Cada mercado es distinto y presenta una afluencia de inversores característica del mismo, que además evoluciona con el tiempo. Puede presentar incluso, variaciones importantes de un día a otro. Para poder establecer unos valores de referencia que nos permitan determinar cuándo un volumen es significativo, podemos emplear el volumen que tuvo lugar a la apertura de la sesión. Tras establecer dicho nivel de referencia, todos los volúmenes de tamaño similar durante la sesión bursátil se considerarán importantes. Análogamente, consideraremos poco significativos o de importancia nula, aquellos volúmenes inferiores al 50% del volumen que hemos tomado como referencia a la apertura.

Tener en cuenta estos niveles de referencia conlleva adaptarnos adecuadamente, no sólo a distintos tipos de mercados financieros, sino también a los cambios de actividad que se producen en un mismo mercado a lo largo del tiempo.

En el ejemplo de la figura, se aprecia cómo podemos estimar el volumen de referencia a la apertura de la sesión, y como determinar qué volúmenes consideraremos como poco significativos. Es fácil observar cómo a la finalización de los tramos impulsivos que tienen lugar en el gráfico a favor de la tendencia (o momento de toma de beneficios), aparece un volumen de transacciones significativo y similar al que tuvo lugar la apertura de sesión. Sin embargo, en los momentos de indecisión, el volumen disminuye a niveles inferiores al 50% y que podemos considerar de nula importancia para volver a hacerse representativo en el siguiente tramo de desplazamiento del precio a favor de la tendencia.

Si en un determinado momento el volumen dejase de aparecer en los siguientes tramos tendenciales, o apareciese un volumen importante en los momentos de descanso o indecisión, tendríamos un indicio claro de debilidad en la tendencia. En este caso, es conveniente mantenernos al margen de la operativa hasta que la situación se resuelva nuevamente en un dirección clara con indicios suficientes de fortaleza. Tener en cuenta este hecho nos permite filtrar gran parte de toma de posiciones en mercados aparentemente tendenciales que realmente no nos ofrecen una verdadera ventana de oportunidad por su debilidad.

Más Información

curso gratis

Háblanos por WhatsApp en: 0034 648 552 205