En esta segunda parte de “Invertir en La Bolsa: Últimas tendencias en negociación de valores” veremos las dos últimas estrategias de inversión que están de moda en el ámbito de los mercados financieros. Sin embargo, antes de hablar sobre las Coberturas y la Automatización de valores, recordaremos qué eran las opciones. Las opciones para invertir en la Bolsa son contratos o derechos de compra y venta sobre un activo. El activo subyacente puede ser un paquete de acciones, índices bursátiles, materias primas, etc.  Existen dos tipos de opciones, las Call y las Put. ¿Qué significan cada una? Sencillo. Se utiliza una Opción Call cuando se refiere a una compra y, por el contrario, se usan las Opciones Put para vender.

El siguiente punto es definir qué son las Coberturas y para qué se usan dentro del mundo de la inversión. La cobertura es una técnica financiera que intenta reducir el riesgo de pérdida, debido a movimientos desfavorables de precios en materia de tipos de interés, o tipos de cambio, y que consiste en tomar una posición a plazo que sea equivalente u opuesta a otra posición existente o anticipada sobre el mercado al contado. Es de esta técnica operativa se lleva a cabo para reducir o eliminar el riesgo que se deriva de la fluctuación del precio de nuestro activo subyacente.

Como regla general en la Bolsa, una posición compradora o «larga» en el activo al contado se cubre con una posición vendedora o «corta» en el mercado de futuros. La situación inversa, es decir, una posición «corta» en el activo al contado, se cubre con una posición compradora o «larga» en el mercado de futuros. Por ello, ¿cuándo es más efectiva una cobertura? Cuando están más coordinados las variaciones de precios de los activos objeto de esta cobertura y los cambios del precios de los futuros. De este modo, la pérdida en un mercado viene compensada total o parcialmente por el beneficio en el otro mercado, siempre y cuando se hayan tomado posiciones opuestas.

Principales operaciones de cobertura que se realizan en los mercados de futuros:

Por otro lado, cada vez son más las instituciones o personas que optan por invertir en la Bolsa a través de los sistemas de Trading, una buena manera de obtener rentabilidad y beneficios. ¿A qué se debe este auge? El mundo financiero ha dejado de ser un entorno hermético, ya que tanto los medios formativos como tecnológicos se encuentran al alcance de un mayor número de personas. Sin embargo, para realizar una sesión de Trading, se debe definir una estrategia adecuada a los resultados reales que el inversor busca obtener. Por ello, hay que definir los mercados sobre los que se va a operar y determinar si se realizará un T. Automático o, por el contrario, un T. Discrecional. La elección de un método o de otro, dependerá de la estrategia definida y del valor del mercado. Sin embargo, en este post se centrará, únicamente, en el sistema de Trading automático.

El Trading automático no deja lugar a la improvisación, es decir, en este sistema las reglas están totalmente definidas mediante unos patrones que confeccionan un método de especulación. En este caso, el mercado donde se realizan las operaciones siempre está definido antes de comenzar y es el propio gráfico el que da las señales de entrada y salida. Sin embargo, en el Trading automático existe la posibilidad de tener un “Babysitter”, es decir, una persona que se encarga de vigilar la terminal en la que se están realizando las operaciones y que tiene la capacidad de reaccionar si se produce un fallo en el sistema.

Finalmente, el Trading es una forma de invertir en la bolsa que requiere tanto la eficacia y disciplina de las estrategias bien definidas y testadas, al igual que necesita creatividad, inspiración y la intuición del propio trader. Por ello, lo ideal y recomendable sería combinar de trading.

Más Información

curso gratis

Háblanos por WhatsApp en: 0034 648 552 205