Invertir en bolsa I: Graficar en cuatro pantallas y la evaluación del mercado.

Invertir en bolsa es una tarea aún muy lejana y complicada para una buena parte de la sociedad. Esta actividad actualmente se encuentra en alza. Tiene detrás una formación que conlleva horas de dedicación, alta concentración y, como no, mucha paciencia. Hoy desde Instituto IBT queremos acercarte más al mundo del trading. Por ello, comenzaremos por el principio de cualquier inversión: la interpretación de gráficos.

El mundo de lo bursátil y todo lo que tiene que ver con él resulta un tanto desconcertante para muchos. Como si de la meteorología se tratase, a la que de ser ciencia se parecería y mucho, no cuenta con una total exactitud. En cambio, cuenta con una baraja de probabilidades a las que el trader debe anticiparse. Hecho que aleja lo bursátil de la sencillez y que conlleva una formación profunda de alrededor de un año. Esto es algo necesario si se quiere hacer trading con la máxima profesionalidad posible.

Como todo lo que resulta difícil, invertir en bolsa tiene una larga y densa teoría detrás. Esta debe entenderse correctamente para llevarse a cabo. Sin embargo, su puesta en práctica es lo realmente importante. Ante ello, una de las primeras partes que se aprenden en el mundo del trading es el análisis de gráficos. ¿Por qué? Pues porque si eres capaz de interpretar las cuatro pantallas propias del movimiento trading, serás capaz de realizar inversiones con mayores posibilidades de conseguir grandes resultados.

Elementos importantes

Al analizar gráficos estamos valorando la evolución de una cotización que vamos a llevar a  cabo. Los gráficos son el reflejo de la evolución del precio en el tiempo. Es importante graficar a cuatro pantallas porque cada una de las mismas nos dará pistas sobre el comportamiento del precio en su conjunto. Una visión que será más o menos concreta en función de cada pantalla. Como si de una lupa se tratara, las pantallas nos muestran las diferentes áreas, desde lo más general a lo más particular.

Pero, antes de adelantar acontecimientos, hay que señalar que para aprender a graficar se deben conocer previamente una serie de elementos. En primer lugar, en los gráficos nos encontraremos con dos ejes: vertical y horizontal. Mientras uno nos hablará sobre la cotización en precio, el otro lo hará sobre el tiempo. Esta información nos ayudará a saber cómo irá evolucionando la gráfica.

Hay algo más allá de estos dos elementos básicos. Para aprender a graficar es necesario conocer una serie de líneas de las que se va a hacer uso. Cada una servirá para señalar una situación concreta que se dé. Así, las líneas de soporte (S) harán referencia al mínimo de un precio, las de resistencia (R) al máximo y las de tendencia (T) servirán para unir tanto los mínimos como los máximos que marca un precio. Es por ello que pueden ser alcistas o bajistas. Cuando a la tendencia, además, se le puede dibujar una línea paralela, se dice que el precio contenido entre ambas líneas se canaliza. Esto nos lleva a hablar de otro elemento conocido como canal (C). Por último, en este sentido, es necesario añadir que se pueden dibujar líneas verticales en la hora de noticias relevantes. Se podrían dar movimientos bruscos.

Ejemplos

Para que sea más comprensible, podemos observar lo expuesto anteriormente en el siguiente gráfico:

graficar

En esta pantalla, primero se han dibujado los soportes (azul) y las resistencias (rojo). Después se ha pasado a marcar las tendencias y, si es posible, que en este caso lo ha sido, se ha dibujado la paralela a la tendencia para obtener el canal (verde).

Este proceso se tendrá que llevar a cabo en cuatro pantallas, porque así será posible reconocer de primera mano el comportamiento de las cotizaciones en diferentes horizontes temporales. Eso sí, habrá que focalizar el análisis en el espacio de tiempo en el que queremos establecer nuestra inversión.

Cada una de las pantallas recibe un nombre y hace referencia a un tiempo determinado. El análisis deberá realizarse de lo más general a lo más concreto, es decir, del gráfico de largo plazo al de disparo. Además, cada una de estas visualizaciones nos servirá para realizar una labor concreta. A continuación lo vemos claramente:

post 4 pantallas

Graficar en cuatro pantallas es el primer paso del análisis de una cotización, el principio para invertir en bolsa. Una vez visto el comportamiento del precio en su conjunto habrá que establecer las áreas de confluencia en el gráfico de análisis. Se trata de zonas seleccionadas que son inestables en cuanto al precio se refiere y donde realizaremos nuestra entrada. En ellas pueden darse posibles giros.

Paso final

El último paso es la espera de la formación del patrón de activación, que se da en el gráfico de disparo. Si ahondamos más se puede decir que dichos patrones son reflejos del mismo comportamiento que tienen los inversores. Esto pasa cuando se encuentran ante situaciones similares y que da lugar a repeticiones en el precio. Gracias a ello, podremos saber cuál será el camino que siga el precio en un futuro inmediato. Así, esta es la forma de activar nuestra entrada. También lo es de que tengamos una referencia sobre el límite de pérdidas que podríamos tener.

¿Demasiada información? No te preocupes, el éxito de invertir en bolsa pasa por confiar en tus posibilidades y por ser un buen estratega. En la práctica y la dedicación está el truco. ¿Te atreves?

Más Información

curso gratis

Háblanos por WhatsApp en: 0034 648 552 205